"Pensión Urquiza": 1 - Anhelada independencia

Tras poner el anuncio de "Se alquilan habitaciones para estudiantes" en la puerta de su casa, Amalia Urquiza solo necesitó esperar unos diez días por una respuesta. Hubo un gran revuelo en torno al hecho de que Amalia haya decidido abrir las puertas de su casa ya que no había permitido que nadie entrara nunca. Aquel antiguo edificio en perfectas condiciones había sido siempre un gran misterio para el barrio.
Hubo muchos adolescentes interesados pero pocos padres predispuestos. No es fácil dejar ir a un hijo sin tener la seguridad de su constancia en el estudio y su buen comportamiento. Solo 6 familias se acercaron a consultar realmente por las habitaciones de las 17 que se hicieron presentes por esos días, las demás solo tenían intriga por ver el interior del edificio.
De las 6 familias interesadas Amalia tuvo que elegir a 4. Se dejó llevar por su juicio porque no se le ocurrió otra forma mejor para decidir y tuvo en cuenta a las familias ajenas a Willow Creek.
Fue así como Pablo Migguens, Ramiro Córdoba, Noelia Albarracín y Diana Montero llegaron desde sus respectivos barrios y ciudades a vivir a la pensión de Doña Amalia Urquiza.


Después de instalarse y organizarlo todo, Doña Amalia los citó en el comedor para la cena y las presentaciones oficiales. También era preciso comunicarles ciertas reglas con respecto a la convivencia y el cuidado de la pensión.
Doña Amalia comenzó diciendo:
-Bien. Doy por inaugurada la pensión el día de hoy y quisiera contarles algo sobre mí antes de que cada quien se presente. Mi nombre es Amalia Raquel Urquiza, Amalia por mi abuela materna y Raquel por mi abuela paterna. Soy una mujer sola por elección. Me encanta cocinar y me gusta que todo esté siempre impecable y en orden.- Luego se explayó un poco sobre sus gustos personales en cuestiones de literatura y postres y dio paso a que se presenten los demás, pero antes sirvió los macarrones con queso que había preparado.
El siguiente en presentarse fue Pablo. Pablo dice ser un chico extrovertido y seguro, amante de las fiestas y la música. Sus padres quieren que aprenda a valerse por si mismo porque lo han malcriado demasiado, según lo que me han dicho, por eso es que alquilaron un cuarto para él en la pensión. Pablo prometió intentarlo a cambio de una nueva consola de DJ.
Noelia se apresuró a ser la siguiente. Noelia también ama los libros, de hecho su sueño es escribirlos. Se excusó con anterioridad por sus cambios de humor repentinos argumentando padecer de algún tipo de trastorno post traumático de algo que ya no recordaba o simplemente por haber nacido insufrible. Dijo estar intentando aprender sobre yoga para buscar el equilibrio y se fue largo rato por las ramas hablando sobre disciplinas milenarias que nadie conocía muy bien. Luego notó que los demás se sentían un poco incómodos y dio paso al siguiente con una risa nerviosa.
Ramiro miró a Diana y le cedió el turno, entonces ella continuó. Diana dijo ser una chica tranquila y risueña, amante de la música clásica y el arte en todas sus formas. Y no dijo nada más. Luego de un silencio incómodo rió y dio paso a Ramiro. Ramiro quiere ser músico y sabe que tiene talento, pero no mucha gente tiene fe de que lo logre, así que está dispuesto a demostrarle al mundo su capacidad.
Al completar la ronda, doña Amalia continuó: -Bien, ya iremos conociéndonos mejor al correr los días. Por lo pronto les diré que cada quién tendrá la llave de su habitación y podrá invitar a quien quiera, siempre y cuando no haya 20 personas merodeando por la casa. También les diré que la cena se sirve a las 21 hs y que si alguien no está tendrá que arreglárselas con alguna comida rápida...-
Las reglas se extendieron por un buen rato más. Luego tuvieron una amena conversación y cada quien se fue a dormir a su habitación.
Doña Amalia durmió pero no tan bien como de costumbre. Se sentía emocionada de ya no estar sola y aburrida en ese caserón, pero a la vez le preocupaba no saber interactuar con tantos adolescentes. Así que a la mañana siguiente, sin pensarlo demasiado, compró un libro de "Actitud parental".
Mientras ella leía los inquilinos de la pensión se levantaban risueños y con el mejor humor para ir a su primer día de colegio al Instituto Veraparque... pero eso se los cuento otro día! ^^

Comentarios

  1. Diana y Daiana, Amalia y Amanda... Rodrigo y Ramiro, Octubre y Agosto. Si alguien me puede explicar por qué tengo problemas de confusión con esas palabras, me avisa ^^

    ResponderEliminar

Publicar un comentario