"No eres feo, eres pobre", 18º entrega: Otra oportunidad

Las sospechas de Margarita resultaron ciertas: Javier invitó a Milena a tomar un café. ¿Se acuerdan que yo los vi y les adelanté una foto por Twitter? Bueno, me quedé por ahí y saqué algunas más ^^
Escuché a Javier decirle a Milena que todo este tiempo fingiendo para sus padres había sido tiempo perdido, que sentía de pronto todo el peso de su edad y su soledad y que necesitaba tener a alguien a su lado para cambiar su futuro. Si bien aún era jóven, pronto se haría cargo del negocio familiar y no tendría tiempo de salir a conocer gente ni podría hacerlo solo. Lo escuché decir también que al verla sintió una brisa fresca en el rostro, como si hubiese llegado muerto de sed a un oasis y le produjera un tremendo alivio y felicidad. Sé que no está bien espiar... pero no pude evitarlo! Milena le contó que ella había pasado por algo parecido con sus padres (luego de sonrojarse como nunca antes) y que había luchado mucho para que acepten al Señor de las Fotos. Hoy su madre le recordaba casi a diario que ella estaba en lo cierto con respecto a él, pero Milena le retrucaba contándole que su antiguo pretendiente (el que sus padres habían elegido) hoy estaba en bancarrota. A Milena jamás le importó el dinero ni los negocios familiares, pero sabía que su madre temblaba cuando escuchaba esa palabra.
Javier le juró a Milena tener buenas intenciones y dijo que haría lo que haga falta para que puedan estar juntos. Sabía que ella no estaba en su mejor momento y que sus hijos estaban primero. Respetaría sus tiempos. Milena dijo tener un poco de miedo, sus ojos se humedecieron... y Javier ya no pudo contener sus ganas de besarla.
Unos días después Milena decide contarle a Margarita  lo sucedido. Margarita se alegró muchísimo por ellos y también por Carolo, que finalmente dejaría de sospechar. 
Margarita se reincorporó al trabajo apenas un día después de haber nacido Mike, no podía no hacerlo porque podían despedirla. Por suerte Milena podía cuidar de Mike junto con los mellizos porque ella no tenía ninguna necesidad de trabajar, aunque a veces creía que lo prefería... no era nada fácil tener a tres bebés en casa!

Comentarios